¿Eres un principiante en la bolsa y todo te abruma? ¿Te gustaría invertir en bolsa aún siendo principiante? ¿Sientes que no estás hecho para este mundo? La verdad es que no estás del todo en lo correcto. El mundo del trading es muchas veces retratado como un mundo complicado, de grandes riesgos y de capitales inmensos en juego en cuestión de segundos. Hay otro aspecto del mercado que no tiene tanta prensa y que es mucho más accesible. 

Lo primero que queremos dejar en claro es que la idea de una suma enorme de capital como una condición para participar del mercado de valores es un mito. Hay millones de personas iguales que tú que utilizan la bolsa para potenciar sus humildes y honestos ahorros. 

Mitos a derrumbar sobre la invertir en bolsa siendo principiante

Invertir pequeñas cantidades de dinero ni siquiera es una modalidad reservada a los pequeños ahorristas principiantes en el mercado, muchas veces es parte de la estrategia de los grandes jugadores. Sin ir más lejos, la idea misma de la bolsa de valores fue dividir grandes empresas en pequeñas partes, un antepasado espiritual de la actual cultura del crowdfunding. Invertir poco y con prudencia está en la esencia misma del mercado de valores. 

Poner el dinero a trabajar 

La idea de invertir en sí misma es bastante simple. Aunque todo el hype de la industria nos intente amedrentar con algoritmos, hedge funds y grandes movimientos, la idea de invertir es simplemente la idea de que nuestro dinero genere más dinero.

Mantener el dinero pasivo genera que este pierda su valor por motivos macroeconómicos como la inflación y, sin tener que ahondar en estos conceptos, también el dinero estático es básicamente tiempo perdido. La premisa es muy sencilla, mientras tú trabajas, existen opciones para que tu dinero también trabaje. 

invertir en bolsa principiante

Entender la situación en la que uno está como principiante

Este consejo no se limita a la actividad bursátil, diría que es un gran punto de partida para la vida misma, pero hoy nos concentraremos simplemente en las inversiones. El circuito que debemos aspirar a consolidar es el siguiente: 

  1. ahorrar 
  2. tener un fondo para emergencias
  3. invertir el resto

Este simple circuito es la biblia del principiante inversor. Claramente el camino hacia ‘’invertir el resto’’ debe llevarse con cuidado ya que este mundillo tiene su curva de aprendizaje y su riesgo. Pero la idea básicamente es entender la economía doméstica de uno mismo y responder este interrogante ¿Cuánto dinero está reposando sin hacer nada una vez que contemple un fondo de emergencia? 

No comprar sueños ni recetas mágicas 

La bolsa es un gran lugar para que nuestro dinero pasivo nos genere más dinero, pero también es un lugar donde podemos confundirnos rápidamente. Como si fuera poco, existe toda una industria que se basa en tocar ciertos botones emocionales y que lucra con la confusión y la ludopatía de la gente. Así como debes entender en qué situación económica te encuentras, también debes ser consciente de tu condición de principiante. 

Concéntrate en aprender, en entender lo que estás haciendo. Los nombres elegantes y los conceptos enigmáticos son espejos de colores, la clave de este negocio es entender tu estrategia y ejecutarla con simpleza y constancia. Es absolutamente fundamental que respetes tu curva de aprendizaje y mantengas tu autonomía a la hora de invertir, la ansiedad y la ambición son pasos en la dirección contraria. Y, lamentamos recordarte, la dirección contraria no te da dinero, te lo quita. 

Aprende qué es una estrategia y cómo ejecutarla

Hay ciertos aspectos en los cuales el mercado de valores se asemeja bastante al mundo normal. Ya te explicamos que los atajos suelen ser trampas así que solo nos queda agregar este sencillo epígrafe: Aquí también le va mejor al que más trabaja. Una gran manera de competir en este mercado es invertir aquello que todos tenemos casi por igual, nuestro tiempo y nuestra atención. 

Existen diversos tipos de estrategia, las cuales son más o menos adecuadas dependiendo del tipo de inversión que queramos hacer. Aquí no se trata de fetiches ni de magia, la cosa es bastante obvia: estudia atentamente el segmento que te llama la atención, mantente actualizado, aprende qué estrategias se suelen usar, elige una, apréndela y ejecútala con paciencia y humildad. 

En este juego estamos comprando una parte de una empresa, la cual existe y opera en el mundo real, el de todos los días. Debes estar al tanto del modelo de negocios, de las noticias, de la competencia. Suena abrumador, pero existe muchísima buena información disponible. Solo debes evitar a los embusteros y consumir a los que se ganen la vida pensando en tu bolsillo.

Invierte… 

Es fundamental vencer el miedo. El estudio es absolutamente fundamental pero muchas veces se convierte en una zanahoria que nunca alcanzamos. Tú estás aquí porque quieres invertir, y, en algún momento, deberás hacerlo. De nada sirve contentarse con la teoría ni usar la ignorancia como una excusa. Existe más información de la que vas a poder consumir en toda tu vida y ese dinero no se va a generar solo. 

Si sigues estos consejos, y eres prudente, no hay nada de malo en empezar a invertir tu dinero. Cuando menos te lo esperes mirarás para atrás y entenderás que el camino se hace al andar. Pero para llegar a ese momento hay que saltar al vacío, el cual, te recordamos, no es un vacío en realidad. Si encaras esto con humildad, esfuerzo y prudencia es una actividad más, y una que puede beneficiarte mucho.

Leave a Reply